#VíaInclusiva | Columna: Ser un país accesible requiere una estrategia y plan de acción nacional

“Debe fluir desde las más altas autoridades a todos los niveles, estar presente en toda política pública y tener la representatividad y voz necesaria de las propias personas con discapacidad”

Más de mil millones de personas con discapacidad viven en el mundo y en Chile la cifra alcanza a los 2.836.818 personas.

Una realidad lamentable: La discapacidad es más común entre las mujeres, las personas mayores, con las mayores probabilidades de estar desempleados, y los niños de bajos ingresos, quienes además presentan las mayores dificultades de ser escolarizados.

A ello se suma la deficitaria atención de salud que reciben todos ellos, haciéndolos más vulnerables a la pobreza y con el impedimento de salir de este círculo por ellos mismos.

Las barreras físicas y de comunicación empeoran esta situación. La accesibilidad universal nace en Chile y en el mundo producto de la lucha de las personas con discapacidad y el derecho humano fundamental de incorporar a todas las personas, independiente de sus habilidades o capacidades para poder desarrollarse como personas, y ciudadanos de derechos y obligaciones.

Si bien en el país existen normas básicas de accesibilidad desde el año 1994, recién con la publicación del DS50 en marzo de 2016 se comienza a comprender su verdadero propósito. Ya no son elementos aislados que se deben incorporar como añadidos a la edificación o espacios de uso público sino como un criterio de diseño que complementa el proyecto, se hace visible desde su etapa de planos, y patente en la construcción y uso del edificio.

En marzo de 2019 venció el plazo para que los edificios posteriores a 1994 adecuaran su infraestructura al concepto de “ruta accesible” normado en el DS50. Esta obligación ha dado pocos frutos, en varios casos las modificaciones son de alto costo debido a que una gran mayoría incumplió las normas de accesibilidad a las que estaba sujeto el edificio en sus orígenes.

Si nuestras normas de accesibilidad se hubieran cumplido fielmente desde el año 1995 estaríamos requiriendo modificaciones menores y tendríamos un cumplimiento mucho mayor al estimado hoy en día.

Ser un país accesible requiere una estrategia y plan de acción nacional. Debe fluir desde las más altas autoridades a todos los niveles, estar presente en toda política pública y tener la representatividad y voz necesaria de las propias personas con discapacidad. Son muchas las organizaciones civiles que han hecho valiosos trabajos en todas las áreas de la discapacidad y que deben ser tomados en cuenta como aporte y pilar fundamental de un desarrollo participativo del Estado, sociedad civil y los entes privados. Entre todos será más fácil hacer de Chile un país accesible.

Los días 6 y 7 de septiembre se desarrollará Expo Inclusión 2019, evento que ha evidenciado el interés y ejemplo de miles de personas involucradas y comprometidas con la discapacidad. Una instancia que permitirá que las personas con discapacidad tomen la representatividad que se merecen y se quiebre definitivamente la invisibilidad a la que estuvieron sometidas por siglos. Ciudad Accesible estará ahí nuevamente para apoyar y reforzar la causa de que primero debemos ser accesibles si queremos ser un país inclusivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *